Relaciones

No es mío, pero de verdad me encanto, para los que cambian de pareja a cada rato.

Hay una tendencia a creer que si tengo que hacer un esfuerzo por mantener una relación, entonces es porque ya está todo perdido y me conviene salir a buscar otra. Si tengo que trabajar para mantener viva la pasión, si tengo que tolerar que no todo sea tal y como lo soñé, si tengo que cambiar algunos de mis defectos, entonces mejor no. ¿Para qué, si puedo conseguir a alguien que me acepte tal cual soy sin necesidad de mejorar nada? ¿Para qué voy a frustrarme, para qué voy a gastarme en arreglar una relación usada si puedo tener una nueva? Sé que puede sonarte exagerado, pero algunas personas manejan a otras como si fueran productos que pueden cambiar o devolver en una tienda. No hablo de las relaciones que hay que soltar porque dañan, me refiero a las que hubieran podido trascender pero nadie hizo nada a conciencia para que funcionaran.
Una de las mejores cosas de esta vida es estar enamorado y ser correspondido, nadie lo puede negar. Y entonces comprás la idea de que si no estás hasta las manos con alguien, si no tenés el mejor sexo del mundo, las mejores noches y los mejores días de forma ininterrumpida, las cosas van mal. Que si discutes, que si no te ponés de acuerdo en todo, las cosas van pésimo. Que si ya no sientes mariposas en la panza, se terminó. Y entonces, si no te da lo que necesitás, te buscás otro que sí te haga feliz. Pero, ¿por cuánto tiempo y hasta cuándo?
Yo no soy nadie para decirte qué es el amor, me parece que cada quien puede tener su propia definición y experimentarlo a su modo. Pero sí estoy convencida de que no existe relación a largo plazo sin trabajo en equipo. Para mí, dos que se eligen son una sociedad con objetivos comunes; entre ellos el más importante: ser felices. Amor, trabajo, tolerancia, esfuerzo, dedicación y menos idealización. Eso me parece que hace falta.

Comentarios

Entradas populares